Enseñando democracia

Como profesor y como ciudadano, estoy preocupado pero no indefenso. Los movimientos antidemocráticos están creciendo en tamaño y poder. Usan los mecanismos del proceso democrático para amenazar las ideas fundamentales sobre las cuales se basa la democracia. Su éxito subraya la importancia de promover los valores democráticos dentro de las escuelas, los medios de comunicación y la sociedad y, no sólo enfocarse en las elecciones.

educación y democracia1

Las noticias en este momento, no son buenas para aquellos que creemos en los valores democráticos como son la libertas, la igualdad y la hermandad. La derecha francesa, Frente Nacional, ha logrado un creciente apoyo por parte de jóvenes entre los 10 y 30 años, mientras que en Alemania la Alternativa por Alemania, es aún más mordaz con sus políticas antimigrantes y anti-Islam, que encuentra cada vez más y más simpatizantes. Los votantes austriacos, enardecidos por el antagonismo contra los refugiados de los conflictos de el Este de Europa, estuvieron a punto de elegir un candidato de derecha, como presidente. El Primer Ministro de Israel, acaba de elegir a un rabino ultranacionalista como Ministro de Defensa. El Parlamento turco, votó para acabar con la inmunidad parlamentaria para que el gobierno pudiera perseguir a los miembros de Kudish. Hungría, Polonia y Croacia, todos tienen gobiernos de derecha.

Una artículo de opinión el el períodico inglñés The Guardian, advirtió que Europa se está yendo a la derecha y esto es un gran riesgo. El autor, un filósofo croata, argumentó: En una Europa que hoy se desintegra, nos encontramos en un momento histórico y decisivo. Pero con el Partido Republicano, listo para nominar a Donald Trump como presidente, nos damos cuenta de que la democracia no está en peligro, solamente en Europa. Durante los mítines, Trump dirige a la gente en cantos como “Construyamos el muro” y su campaña ha atraído el apoyo de grupos antisemitas y neonazis.

educación y democracia

La democracia es una forma de gobierno de la gente, hecho por la gente y para la gente, así la definía Abraham Lincon. Pero, ¿para qué gente? ¿Incluye los derechos fundamentales para todos, o sólo para los que están en el poder? Estas preguntas tienen que ser exploradas y discutidas dentro de todos los salones de clases del mundo.

La educación debe tener como meta, el construir ciudadanos comprometidos con los valores democráticos. Promover los valores democráticos, significa que los profesores tienen que comprometerse con desarrollar programas antidiscriminatorios que le permitan a los estudiantes explorar las contradicciones sociales. Se pueden hacer exploraciones históricas, a través de las cuales los estudiantes puedan aprender cómo van cambiando las sociedades, como la gente puede convertirse en un agente de cambio y comprometerse a crear una sociedad donde haya libertad y justicia para todos.

 

Cuando las escuelas motivan a sus alumnos a trascender

Mientras que muchos educadores de hoy en día, reconocen que los factores no cognitivos son importantes para el aprendizaje de los contenidos académicos y afectan la percepción que tienen los estudiantes sobre sus habilidades, hay poco consenso acerca de cómo pueden los maestros ayudar a sus alumnos a construir estas cualidades. Algunas escuelas están tratando de incluir factores no cognitivos como medidas para mejorar la efectividad de las escuelas; otras, se enfocan en ciertas cualidades del carácter, como parte de su misión.

factores_funcionamiento_cognitivo-en el aprendizaje

Los educadores están tratando de resolver el asunto de cómo motivar a sus estudiantes para que trabajen duro en la escuela y ayudarles a ver las recompensas por su esfuerzo como una posibilidad real. Pero es un trabajo particularmente complejo, ya que el alumnado de las escuelas públicas vive en una situación de crisis económica cada vez más dura, lo cual hace que los chicos vayan a la escuela bajo un nivel de estrés muy alto o de traumas vividos en sus casas, que impactan significativamente su habilidad para regular las emociones y su concentración .

En un artículo escrito por Paul Tough, el autor indaga profundamente en cómo las escuelas pueden informarse sobre neurociencia y psicología, las cuales revelan una complicada relación entre la motivación de los estudiantes, mentalidades acerca de pertenencia y autonomía y el desarrollo cognitivo. Él escribe:

 

El problema es que cuando los alumnos en desventaja se meten en problemas dentro de la escuela, ya sea académicamente o por comportamientos inadecuados, la mayoría de las escuelas responden, tratando de imponer más control sobre ellos, en lugar de reducirlo. Esto disminuye su ya frágil sentido de autonomía. Conforme estos estudiantes se van quedando atrás académicamente, en comparación con sus compañeros, se sienten cada vez más y más incompetentes. Y si la relación con sus maestros es recelosa o incluso difícil y problemática, es muy poco probable que logren tener el grado de confianza que se requiere, para encontrar motivación en clase y la escuela. Una vez que los alumnos han llegado a este punto, no habrá ningún material que los aliente o castigo que los pueda motivar, al menos no de un modo prolongado.

factores cognitivos y aprendizaje

Todo lo anterior me remite a la pregunta de, cómo lograr ayudar a los estudiantes a desarrollar esas misteriosas capacidades no cognitivas. Si queremos que los estudiantes actúen de forma que aumente sus oportunidades futuras, que perseveren a pesar de los obstáculos, que sepan esperar las recompensas, que controlen sus impulsos, tenemos que considerar qué podría motivarlos a tomar esos difíciles pasos. Algunas investigaciones sugieren que los estudiantes estarán más dispuestos a mostrar estos positivos hábitos académicos, cuando se encuentran en un ambiente al que sienten que pertenecen, donde son independientes y pueden crecer.