Trayendo el asombro de vuelta a las aulas

Asombro puede parecer simplemente una palabra más, pero es mucho más. En un artículo que leí recientemente explicaba cómo a los humanos se nos pone la piel de gallina cuado experimentamos asombro, ese sentimiento, frecuentemente positivo de estar ante la presencia de algo vasto que transciende nuestra comprensión del mundo .Es un catalizador que puede motivar a la gente a hacer el bien. El artículo también subrayaba las investigaciones de Paul Piff y Dacher Keltner, quienes descubrieron que el asombro nos ayuda acercar a los otros, motivándonos a actuar de formas colaborativas, que crean grupos fuertes y comunidades cohesivas en universidades privadas.

Piensa en la última vez que experimentaste asombro y cómo te impactó. Puedo apostar que muchas experiencias vinieron a tu mente, lo cual no es sorprendente. Descripciones tales como asombroso, me dejó con la boca abierta, extraordinario deben estar entre las cosas que recordaste. El poder del asombro no puede ser exagerado. Es un gran componente de la vida – está directamente conectado a nuestros cerebros. Cuando experimentamos la sensación de asombro, nos invade la curiosidad, la relevancia, la emoción, inspiración y tenemos una conexión con el mundo real. Jason Silva considera al asombro como un ingrediente crucial para que resuenen las ideas.

Entre más leo sobre el asombro, más me convenzo de lo importante que es en nuestras vidas. Hay varios estudios que hablan de los beneficios del asombro. Unos investigadores de la Universidad de Stanford en Minnesota, encontraron lo siguiente en un estudio reciente:

Los participantes que sentían asombro, en relación con otras emociones, sentían que tenían más tiempo disponible, eran menos impacientes, estaban más dispuestos a dedicar su tiempo voluntariamente a ayudar a otros y lo más importante es que preferían tener experiencias a cosas materiales. El asombro es una experiencia de tal expansión perceptual que necesitas de nuevos mapas mentales para lidiar con lo incomprensible que puede llegar a resultar.

La idea de aplicar este concepto a la educación es excitante y depresivo. El asombro es una fuerza que motiva al aprendizaje que no sólo beneficiará a nuestros estudiantes hoy, lo hará también en el futuro. Sin embargo, las visiones y funciones tradicionales de lo que es la escuela, le quitan a muchos estudiantes la oportunidad de experimentar la alegría y el poder que otorga el asombro. Las políticas actuales en muchas escuelas (no todas) se enfocan en el control, cumplimiento, conformidad y reglas que no asombran a nuestros estudiantes. Hay estudios que muestran lo poco interesados que están nuestros estudiantes, lo mucho que se aburren y por tanto el bajo rendimiento. Lo que se necesita es un cambio en el sistema, incluso en las escuelas donde encontramos casos aislados de excelencia, ya que todos y cada uno de los estudiantes deberían de estar expuestos al poder del asombro.

estudiantes y asombro2

Tenemos una responsabilidad de asombrar y los estudiantes necesitan que nosotros introduzcamos este elemento en su experiencia de aprendizaje diaria. Para lograrlo tenemos que innovar en nuestra práctica. Mi definición es que innovación es crear, implementar y sostener ideas transformativas que instilan asombro para mejorar el aprendizaje. El incremento en nuestras ganas de innovar puede resultar en magníficos cambios en la educación.

 

 

 

¿En qué consiste el modelo de aulas invertidas?

A lo largo de los últimos años, el modelo tradicional de enseñanza ha sido completamente volteado a favor de las, potencialmente transformadoras, nuevas estrategias de enseñanza. Entra en: el aula invertida. Esta estrategia pedagógica es una inversión de la clase común, donde se asignan tareas y trabajos para hacerlos fuera de la escuela. En lugar de eso, en un aula invertida, los estudiantes de licenciaturas e ingenierías se involucran con el aprendizaje pasivo en casa y el tiempo de clase se dedica a proyectos colaborativos, resolver dudas e involucrarse con el material a un nivel más profundo.

Aunque el concepto de aula invertida es relativamente nuevo, muchos expertos en educación creen que es la mejor forma de enseñar a los estudiantes. El modelo del aula invertida, ha sido adoptado por alunas de las universidades más importantes alrededor del mundo y ha sido el tema de muchos estudios y programas piloto, con resultados prometedores.

¿Qué es un Aula Invertida?

Con la cantidad de buenos resultados que ha tendio este sistema, el movimiento de Aula Invertida está atrayendo la atención.

Pero entonces, ¿qué hace al aula invertida una idea tan innovadora, la cual ha ganado su lugar en conferencias anuales, talleres y un número creciente de fans? Echemos una mirada al famoso “Taxonomía de Bloom” del investigador de educación Benjamin Bloom, para encontrar la respuesta.

La taxonomía de Bloom, clasifica tipos de aprendizaje en tres modelos jerárquicos para el aprendizaje cognitivo. Él clasifica el aprendizaje más pasivo, como el que ayuda a ganar conocimiento y comprensión con nivel bajo de trabajo cognitivo, mientras que el aprendizaje donde los estudiantes se ven más involucrados como evaluaciones, aplicación y síntesis, requieren de un nivel cognitivo de trabajo alto. Este modelo de aula invertida hace un acercamiento más intuitivo a la taxonomía de Bloom, al proveer a los estudiantes con un ambiente de apoyo dentro del aula, para que ellos se sientan más motivados, tengan mayor nivel de trabajo cognitivo, permitiéndoles hacer el trabajo “fácil” de nivel cognitivo más bajo, como escuchar una lección, en sus casas.

La ventaja de invertir tu aula

La ventaja principal de este modelo, es que cuando los estudiantes están usando su máxima energía, tratando de resolver problemas, respondiendo preguntas o trabajan de forma colaborativa en un grupo, el profesor está con ellos para ayudarlos con este tipo de aprendizaje más profundo y difícil.

aula invertida método de enseñanza

Como dijo el profesor de matemáticas Michelle Rinehart en una entrevista, el modelo de aula invertida está relacionado con el poderoso tiempo dentro de la clase que dedicamos a un orden más elevado de actividades. Los estudiantes aprecian el aumento en la ayuda y colaboración que reciben con este modelo. En lugar de enviar a los estudiantes a sus casas con dudas para arreglárselas solos, los estudiantes vienen a la clase con preguntas que desarrollaron ellos mismo. Esto también ayuda a los educadores a entender dónde está vacilando comprensión de los estudiantes, en lugar de simplemente asumir.

Desventajas de el modelo de aula invertida

Los educadores que estén pensando en adoptar este modelo, tienen que estar conscientes de que tiene algunas desventajas. Para empezar, es mucho pedirle a los maestros que dediquen más tiempo a preparar lecciones grabadas y ha hacerlo con alta calidad y lo suficientemente entretenidas para que logren capturar la atención de los alumnos en sus casas. Aunque este inconveniente puede resultar no serlo tanto, ya que al trabajar dentro de la clase con lo que serían las tareas, el tiempo que invierte un maestro en evaluar los trabajos, se ve significativamente reducido.